Afamado peluquero en Zumpango

SANTOS VALENTÍN CAMPOS

Afamado peluquero en Zumpango
Y algunos sucesos de su tiempo.

Antes de entrar de lleno quien fue don Santos Valentín, referiré un poco de historia de la peluquería.

La peluquería existe desde la aparición de los primeros seres humanos que habitaron en el globo cósmico llamado Tierra. Muy sencillo: según mi punto de vista, los individuos, hombres y mujeres, tomando en cuenta que el pelo de la cabeza y de la cara en casos específicos, crecía y crecía que si no lo arreglaban convenientemente, era molesto y estorboso para la práctica de sus faenas personales cotidianas y colectivas para su propia subsistencia; sus espejos, aguas de lagunas, ríos o manantiales, al reflejarse en ellas sus rostros, notaron que tenían un mejor semblante además que se sentían con mayor libertad, comodidad y seguridad.

Así pues, la peluquería que es el arte del corte del pelo surgió desde muy antiguo en los pueblos del planeta Tierra por las diversas formas de ondular, cortar, asear y peinas el cabello.

El corte es el elemento más importante del estilo de un peinado.

Haciéndolo con destreza el cabello tendrá buen aspecto aun cuando crezca.

Pelo. - El pelo de la cabeza y de la piel del género humano, así mismo del grupo zoológico de mamíferos es un filamento corto o largo sin vida, está muerto. Los hay gruesos, fino, blanco o de color, liso, ondulado o crespo. El cabello rizado es aquel que la sección que se corta es ovalado, casi plano, en cambio el recto o lacio es redondo.

Minúsculas bolsitas llamadas folículos se arraigan al pelo debajo de la epidermis membrana que envuelve la piel, o cuero cabelludo; vasos sanguíneos los alimentan con la sangre de que nutre las raíces del pelo.

Estilos de peinado.

La porción externa catícula se compone de una capa de células planas superpuestas; la porción interna se denomina médula.

Se forman en el folículo las células de catícula y la medula las cuales conforme crecen otras nuevas, son empujadas al exterior y como se alejan de los vasos sanguíneos que las nutrían, mueren; esto significa que el cabello que peinamos ha dejado de vivir.

En el transcurso de cuatro años un pelo crece y cae y se desarrolla una nueva raíz en el folículo. Afectan la salud del cabello, incluso las uñas y la piel lo que la persona come y la edad que se tiene.

En la epidermis existen dispersas múltiples células que contienen una sustancia llamada queratina, estas son el factor que proporcionan dureza y fuerza especiales al pelo, pero también a las uñas y a la propia epidermis que además la hace impenetrable1
.
Anáhuac: en la cultura anahuaca el pelo o cabellera era objeto de especial cuidado e importancia. Se veía como un gran motivo simbólico de fertilidad de la madre tierra con peinados especiales en las mujercitas jóvenes (ver Enciclopedia de México, Director José Rogelio Hernández, Cuidad de México 1994, Tomo 2, pp.1111 y 1112).

Recuérdese que los vocablos cabellera, cabello, pelo, o cabeza, están implícitos en el nombre náhuatl geográfico tzonpanco, hoy Zumpango; tzontli, precisamente significa cabellera, cabello, pelo o cabeza.

Figuras de Colima. Arte Precolombino de México y de la América Central de Salvador Toscano. Ilustración 269.

La gráfica es uno de los distintos jeroglíficos conque expresaban los náhuas la palabra “tzonpanco”.

DON SANTOS VALENTÍN

El señor don Santos Valentín Campos, nació en San Salvador El Seco, Estado de Puebla el día 2 de noviembre del año de 1914 en plena efervescencia de la guerra de la Revolución Mexicana.

Llegó a Zumpango “de la laguna” en el año de 1933 a los 19 años, en la época de gratos y bellos recuerdos de agitada actividad política protagonizada por el militar Wenceslao Labra García y sus amigos cercanos como los hermanos Adrián y Juan Legaspi, Sixto Vargas Ocaris, don Guadalupe Meléndez, don Nacho Gómez, etc. El sistema ferroviario del Ferrocarril del Desagüe del Valle de México se desenvolvía a duras penas junto y su estación terminal y talleres de sobria arquitectura neoclásica ubicado entre 2da calle de Hidalgo e Iturbide, y Galeana, barrio de San Juan, Zumpango de Ocampo.

Año de 1953. El señor Santos Valentín, último del lado derecho acompañado a la comitiva del desfile cívico del 16 de septiembre de izquierda a derecha: Dr. Hermógenes. Brindis: Francisco Zermeño, presidente municipal; Manuel Miranda, presidente de la H. J. M. M. C. y M.; Crisólogo García; Enrique de la Torre, Jacobo – Euroza y nuestro biografiado “Santos Valentín.

Imagen de la plaza cívica de Zumpango el día 5 de mayo de 1929. Al fondo el portal “Rodríguez Puebla”. En su lado poniente, después del palacio municipal y de la casa de la Sra. Amparo García, se estableció la peluquería “La violeta” del Sr. Valentín, después de 1933.

Don Santos Valentín de ocupación peluquero, oficio que le enseño su señor padre cuando él aún era un niño. En cuanto arribó a Zumpango no tardó en casarse con la señorita Juanita Bravo Escalona con quien procreó cuatro hijos que se llamaron: Esperanza, Santiago. Liverio y María del Refugio.

Esperanza nació en 1935, Liverio en 1939; el señor Santos trabajaba un promedio de diez horas diarias y se daba tiempo, por gusto, de participar en obras de teatro que él mismo organizaba y presentaba en la escuela superior elemental “Pedro Rodríguez Vargas” habilitada y construida por el Sr. Labra siendo gobernador del Estado de México, periodo 1937-1941, fue inaugurada por el señor Presidente de la Republica Gral. Lázaro Cárdenas en Enero de 1940. En la parte superior del edificio antigua ex dirección de las obras del Desagüe del Valle de México, 1886-1899, se dispuso un salón de actos cívicos culturales y sociales bastante grande con sillería metálica, foro y piano.

En el primer patio de la escuela, por ejemplo, el día 10 de Mayo “Día de las Madres” se adaptaba como si fuera un teatro, con foro de madera exprofesor para tal fin, cortinas y telones de terciopelo color rojo, cubierto con un manteado que cubría toda la superficie del patio y sillas metálicas con asiento de madera, más de 150 para los asistentes, los salones de primero y segundo grado exclusivos de niños contiguos lateralmente al foro servían de vestidores.

En el patio de recreo hacia el oriente del frontón había una área construido exclusivamente para teatro al aire libre con graderío de bancas horizontales de mampostería, foro amplio con concha para apuntador, a cada lado una pieza para vestidor con techo de cuatro aguas; al fondo del foro bonito y sobrio adorno estilo artdeco propio de la época, todo construido de mampostería. En estos tres espacios culturales el señor Santos se dio “vuelo” presentar sus obras desde 1940.

Los amigos más cercanos del Sr. Valentín fueron Reyes Monroy, taxista, Lucio Téllez “El Farol”, dueño de la cantina “La Reforma”; el señor Felipe Ávila; el señor Felipe Martínez “El Salivitas” ampáyer de beisbol amateur y panadero, tenía su propio establecimiento en la calle de Mina.

Desde niño; tocaba la guitarra y tenía amigos que juntos cantaban e iban a dar serenata por las noches o gallo en la madrugada; entre ellos Luis Embarcadero que era carpintero, su taller estaba en la calle primera de Mina con su ayudante, Simitrio Campa también carpintero conformaron un interesante trio musical. Por cierto, vale comentarlo, Simitrio fue el autor de una hermosa canción titulada “Flor de las Flores” que, por no haberla registrado en Derechos de Autor, otra persona se “fusiló” la autoría.

Comenta Liverio que su papá y sus amigos, en ocasión de día de muertos, se reunían por la noche y procurando que nadie los viera cambiaban los letrerosde razón social de las tiendas o negocios de Zumpango como acto de broma.

Sigue platicando Liverio que él ya era peluquero a la edad de 13 años, recordaba que los clientes más asiduos fueron entre otros, el hijo de don Pedro Quintero. don Pedro estableció la primera estación de gasolina en Zumpango, inicialmente fue en una accesoria de las famosas Casillas, en el centro de la cuidad, luego construyó una gasolinera más formal en la esquina de la calle Abasolo y calle Cuauhtémoc donde antes había una cantina que regenteaba Martiniano Luna, por cierto que, en aquellos recordados años, principio de la década de los cuarenta, en ocasión de la Festividad del Día Ocho de la Purísima Concepción, un individuo llamado Odilón Baltazar, originario de Santa María Ajoloapan, municipio de Hueypoxtla, mató a un militar del ejército federal que se encontraba bebiendo en la cantina de Martiniano. Muy repentina y violentamente entró a la cantina con revolver en mano gritando ¡donde está el capitancito que viene a cuidarme! al mismo tiempo que accionaba su pistola caía muerto el militar.

¡Que siga la fiesta señores! exclamó Odilón. El capitán fue enviado a Zumpango al mando de varios soldados, sólo que ellos andaban entre la gente en la plaza llena de alegría en espera de la hora de los fuegos artificiales, mientras tanto, se escuchaban las hermosas notas musicales de las bandas de viento.

En aquellos años había varios bandoleros en el rumbo de Zumpango, la gavilla de Odilón Baltazar era como de 50 forajidos, se decía que Odilón asesinaba por placer entre otras fechorías; andaban armados ellos montados en sus caballos.

Pero… continuemos con otros clientes habituales del maestro Santos.

Prosiguiendo la plática, Liverio comentó los nombres de Lorenzo Sánchez “La Bicha”; Elías Guerrero que no le pagaba excusándose porque él se prestaba para que Liverio aprendiera a cortar el pelo.

Uno de tantos días, no obstante, del mucho cuidado y esmero, Liverio estaba rasurando a Elías, le hizo un pequeño rasguño en la mejilla con la filosa navaja, procuró Liverio limpiar la sangre, pero salía más, entonces su papá, el Sr. Santos bastante enojado lo golpeó, regañándolo severamente, pero papá, dijo Liverio llorando, solo fue nomás el filito. Después cuando Elías veía a Liverio, irónicamente le decía “nomás el filito”. De todas maneras, Elías continuamente iba con Liverio por no pagar con el pretexto de que estaba aprendiendo él.

El señor Santos Valentín compartió sus conocimientos con su cuñado Carlos Bravo quien habiéndose esmerado aprendiendo el arte de cortar el pelo 8pudo instalar su propia peluquería; tiempo después tuvo tres alumnos que acercándose a él, supieron el oficio, ellos fueron los hermanos Vicente, Adán y Guillermo Baca Ramírez, base de la dinastía Baca de la peluquería en Zumpango.

Amigos del Sr. Labra. sentados de izquierda a derecha: Héctor Parra, Abel Domínguez, en ese momento presidente municipal de Zumpango 1930/1031. Wilebaldo Vargas, Juan Legaspi, Sixto Vargas, Wenceslao Labra y dos personas más. en la tercera fila, arriba a la derecha, parado el Sr. Víctor Mazzutti, padre de Juan Mazzutti, parrandero muy famoso. Fecha: 9 de febrero de 1930. Foto José G. Garza.

El tren saliendo de la Estación de Zumpango, calles: 2da de Hidalgo y Galeana. Década de los 30´s del siglo pasado. Foto José G. Garza.

La peluquería del señor Santos Valentín se llamó “LA VIOLETA” ocupando un local propiedad del señor Doro Megía junto a su tienda de abarrotes, hoy La Reguladora, justo en el portal “Juan Rodríguez Puebla”, esquina primera calle de Mina.

Años después al adquirir la finca donde estaba la peluquería “La Violeta”, el señor Timoteo Aranza Nieto proveniente de Atlacomulco Estado de México, se pasó don Santos a un nuevo domicilio ubicado en la primera calle de Gante, en un local de propiedad del señor Apolinar de la Cruz domicilio frente de la casa y consultorio de don Trini Palmero, persona muy famosa ,apreciada por su especialidad eminente de curandero de torcedura de huesos, por lo cual acudía gente de diversos y distantes lugares del país y hasta del extranjero en gran cantidad todos los días de la semana.

Ese lugar, que por lo bastante concurrido era vistoso, bullicioso y típico, los médicos se “morían” de envidia.

El panorama general de Zumpango era de aspecto rural y suburbano en el centro, dedicándose la población casi en su totalidad a las faenas del campo combinando los hombres su labor rústica campesina con la de albañiles y peones en la industria de la construcción principalmente en la cuidad de México.

En 1930 tenía Zumpango 11,507 habitantes; en 1940, 15,073 y en 1950, 17,498, nivel municipal. Fuente: INEGI. Promedio del 58% correspondía a la cabecera.

En años de las actividades de la peluquería “La Violeta”, existieron otras, también famosas por sus estilos sociales de trato al cliente, como por ejemplo aquella instalada en un local del inmueble conocido con el nombre de “Las Casillas”, atendida por el maestro Antonio Martínez Parra y sus hijos Estanislao y Luis. Al cabo de unos años se pasó a otro lugar en un local de la calle Cuauhtémoc.

En la calle de Federico Gómez, en un punto del primer cuadro de la cuidad de Zumpango de Ocampo se ubicaba otra a cargo del Sr. Eliseo Zamora Domínguez con sus hijos Fidencio, Tarcicio y Gelacio Zamora Mena quienes combinaban el oficio con el de reparación de calzado, taller que ahí mismo tenían.

Ellos eran nativos y vecinos de San Andrés Jaltenco solamente continuó en el edificio de peluquero Fidencio hasta su fallecimiento en 2019.

Otro eminente y conocido peluquero oriundo del Estado de Jalisco fue don Chucho “el peluquero”, vivía en una casa sobre la Avenida Melchor Ocampo por el rumbo del Rastro “Matadero” municipal.

Del gremio de los peluqueros que ejercían su oficio en la cabecera municipal y distrital de Zumpango ha surgido un presidente municipal, el señor don Luis Martínez Chávez, presidente municipal interino de Zumpango en periodo de 1947-1948. Ocupó el cargo por asesinato de Ascensión Vázquez que era el presidente municipal constitucional.

A don Luis Martínez Chávez, en su carácter de presidente municipal le correspondió el privilegio de recibir al Presidente de la República, General Manuel Ávila Camacho y el gobernador del Estado de México en ocasión de la inauguración del túnel nuevo de Tequixquiac del Desagüe del Valle de México, obra iniciada en el periodo presidencial del Gral. Lázaro Cárdenas, en consecuencia, las poblaciones de Zumpango y Tequixquiac experimentaron un periodo de auge económico y migrantes de lugares mineros de la República Mexicana. Algunos se quedaron a vivir en Zumpango.

Asimismo, otra vez don Luis, tuvo el honor en su calidad de presidente acompañar al C. Gobernador del Estado de México Alfredo del Mazo Vélez en la ceremonia de inauguración de la fábrica La Hortensia, S.A de hilados y tejidos, estampados y acabados en Mayo de 1948, industria que se instaló en el inmueble del ex-ferrocarril del Desagüe del Valle de México, el mismo que aún conserva su estructura arquitectónica original (1886-1945).

En cuanto al Portal Rodríguez Puebla, arquería que soporta, entre otras construcciones, el Palacio Municipal. Juan Rodríguez Puebla, nació y murió en la Ciudad de México (1798-1848).

“Indio” puro y condición muy humilde, en el Colegio de San Ildefonso estudió derecho graduándose de abogado en 1824. De ideales liberales publicó en 1820 el periódico – El Indio Constitucional-. Diputado federal en cuatro ocasiones y dos veces senador por el Estado de México y muchos otros cargos importantes en lo académico y en lo político. Defensor de la dignidad mexicana al frente de sus alumnos en la guerra de invasión norteamericana en el punto del Peñón, en 1847.

En la esquina con calle Gante y Plaza Benemérito Benito Juárez se puede ver la placa que el portal es dedicado a este ilustre mexicano. Santos Valentín Campos, falleció el 27 de Enero de 2009, a los 95 años de edad.

El Rizo de Oro. En la antigua casa de la señora –ya difunta- doña Rafaela García de Rodríguez ubicada en la segunda calle de Melchor Ocampo de la cuidad de Zumpango, se encuentra una peluquería denominada El Rizo de Oro, atendida por su propietario Miguel Meléndez García “El Muñeco”. Como recreación se ha dado la tarea de recopilar información biográfica de peluqueros de Zumpango, que ellos mismos, de puño y letra le han proporcionado; me parece que es una labor muy interesante y loable.

Miguel Meléndez García nació el 29 de Febrero de 1944, en el barrio de San Marcos, Zumpango, Estado de México.

Se inicia en el oficio de la peluquería trabajando en Apaxco en 1975, tres años después se traslada a Zumpango, desempeñándose en la peluquería ubicada en la calle Hidalgo cercana a la plaza principal.

Se instala como propietario en primera calle de Melchor Ocampo; un tiempo después su peluquería la traslada donde actualmente se encuentra. Ya tiene 46 años trabajando el en el arte de la peluquería, probablemente el más veterano de los antiguos peluqueros. Su hermano Arnulfo, retirado ya del trabajo de peluquería, fue aprendiz de Carlos Bravo.

Las peluquerías como tal han ido acabándose desplazadas por las estéticas y barberías.

Para el año 2021, quedan las peluquerías “Estrella”, atendida por Salvador Baca Cruz, fundada por su papá Vicente Baca; otra: “Estrellita”, la fundó Jackelin, hija de Vicente, se ubica en Hidalgo #36 atendida por Laura, su nueva dueña, otra más, establecida en Hidalgo núm. 22, es responsable de su atención Paula Baca Villegas hija de Adán Baca Ramírez, su primer propietario. De Guillermo, hermano de Vicente y Adán, subsisten tres peluquerías, una situada en el barrio de Santiago, segunda sección llama Peluquería Zumpango atendida por Rosario García Espejel, viuda de Baca, la Zumpango ll en el barrio de San Marcos, esmerada por su propietario Francisco Baca Calvo, hijo de Guillermo, y la última peluquería establecida en calle Belisario Domínguez barrio de San Juan, nombrada “El Sano” de Vicente Baca Calvo, hijo también de Guillermo. Vicente, Adán y Guillermo hermanos de apellido Baca Ramírez ya fallecieron, fueron aspirantes de Carlos Bravo Escalona quien a su vez fue de don Santos Valentín Campos. Como epilogo de la agradable e interesante semblanza biográfica del señor Santos Valentín Campos, así como de algunos aspectos históricos que le tocó vivir, mencionaré una plática que tuvo conmigo el maestro Vicente Campa profesor de música, director de sus propios grupos musicales, jugador de beisbol y burócrata estatal.

Peluquería “El Rizo de Oro” y su propietario Miguel Meléndez García, septiembre 2021. Fotografía de Diana Alejandra Paredes Ramírez

Interior de la peluquería “El rizo de Oro”. Fotografía de Diana Alejandra Paredes Ramírez

Miembros del Sindicato de Peluqueros y Salones de Belleza en un mitin político en apoyo a su candidato Juan Ramos Arenas de 1975. Fotografía proporcionada por la Sra. Rosario García Espejel

Peluquería “Zumpango” de Guillermo Baca. Año de 1979. Fotografía proporcionada por la Sra. Rosario García Espejel

Un Domingo del año de 1938, precisamente el 16 de Septiembre se verificó un partido de beisbol, enfrentándose Cardenales de Zumpango con Limpia y Transporte del D.F en el campo deportivo Filiberto Gómez, actualmente “Cardenales de Zumpango”, fue reñido el encuentro ganando Zumpango 3 carreras contra 2. Don Vicente jugó como cácher y guardaba las dos pelotas de aquel impresionante partido, mencionó algunos nombres de sus compañeros de equipo: Los hermanos Crisanto y Mliburgo Vargas, Pedro Domínguez “El Seco”, Julián de la Torre, Enrique de la Torre, Rubén Cárdenas, Estanislao Méndez, entre otros; los Cardenales de Zumpango pertenecía a la liga Obrera del Distrito Federal en 1937.

Entre los días de la semana acudían a las peluquerías “La Violeta” y la de don Antonio Martínez Parra, muchos apasionados de la afición beisbolera hacer sus emocionantes comentarios. El Sr. Santos Valentín fue una persona carismática, amistosa e inteligente.

“La crónica de mi pueblo, testimonio de la historia”

Alejando Ramírez Curiel
Cronista de Zumpango-AMECROM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba