MERCADO MUNICIPAL LOS INSURGENTES

La ciudad de Zumpango de Ocampo, Estado de México se enorgullece satisfactoriamente por contar con un hermoso inmueble destinado al servicio público de comercio en pequeño en beneficio de la economía familiar, se llama mercado municipal “Los Insurgentes”.

Se encuentra establecido al Suroeste de la plaza principal de la cabecera municipal y distrital de Zumpango, sobre una superficie de 13,160.00 m² que comprende tres áreas, la primera al Este es el estacionamiento público de automóviles de los clientes; área central, comprende propiamente el mercado integrado por tres amplias naves de bóveda convexa enladrillada denominada “bóveda catalana”, la tercera zona al Oeste contiene el paradero y terminal de transporte público urbano de la región, así mismo, el área de carga y descarga de productos comerciales y desperdicios del propio mercado, más otra que sería la cuarta de 10,942.50 m², ubicada al Sur del inmueble, la explanada techada para el desarrollo de los días de plaza o tianguis, así como otros eventos ocasionalmente.

El sitio público destinado permanentemente para vender o comprar mercancías se llama mercado, en Zumpango ya existía desde hace más de quinientos años, en lengua náhuatl prevaleciente entre los tzompantecas, se llamaba tianquistli (tianguis), se realizaba cada 5 días de conformidad con el calendario de aquella lejana época, la semana constaba de 5 días, el mes de cuatro semanas y el año, de 18 meses, totalizando 365 días.
No se usaba moneda, se intercambiaba la mercancía según las necesidades y posibilidades. La actividad económica principal de los tzompantecas era el cultivo del maíz en razón de saber usar racionalmente el agua de la laguna y la del río del Papalote, hoy Avenidas de Pachuca el cual lo han convertido en canal de aguas negras nocivas al cultivo. Por supuesto, la salud humana.

El tianquistli o tianguis prevaleció durante el dominio español en la antigua nación de Anáhuac (anauac) particularmente en Zumpango de la laguna, nuevo nombre derivado de tzompanco, pero ahora conforme al calendario europeo llamado “Gregoriano”, se realiza todos los días viernes de las semanas del año.

¿Por qué día viernes? Las fuentes históricas coloniales señalan que las acciones evangelizadoras hacia los naturales de Anáhuac se realizaban en un sitio estratégico del tianquistli en determinadas poblaciones como Texcoco, Cuautitlán, Otumba, Chalco, Apam, Actopan, Tzompanco, etc. Un cráneo humano o calavera dibujado es un signo de escritura antigua de México, y se empleaba como parte de la escritura de la voz de idioma náhuatl: tzompanco; el pasaje bíblico sobre la pasión y muerte de Jesús, indica que el Mesías murió crucificado en el Gólgota el día viernes a las tres horas de la tarde; Gólgota derivada de la aramea, es igual a la palabra latina “Calvario”, ambos significan “calavera”. (2)

Así pues, el tianguis o día de plaza de la ciudad de Zumpango de los días viernes está ligado aproximadamente con el nombre original de nuestra querida ciudad “tzonpanco”: Zumpango. Tzonpanco literalmente en castellano lugar encima de la cabeza, pero filosóficamente es “en veintenas, cuatrocientas veces”. También está relacionado con el árbol “colorín”.

El tianguis de los viernes en Zumpango, tradición y costumbre primorosas, constituye un importante patrimonio cultural intangible, es orgullo zumpanguense y testimonio de su historia (3). Hoy, se verifica “el día de plaza todos los días de la semana en muchas comunidades del municipio y barrios de la cabecera.

El inmueble más remoto conocido para la práctica de mercado, fue el que se llamó “Las Casillas”.

De conformidad con las Leyes de Reforma expedidas en el año de 1857, el Ayuntamiento de Zumpango de la Laguna fraccionó el atrio eclesiástico de la Purísima Concepción, convertido en cementerio después de 1563, (los atrios fueron concebidos en México con fines de evangelización de los naturales nahuas hacia 1525). Posterior a 1870, al haberse aplicado las leyes de Reforma al inmueble denominado “La Purísima Concepción” integrado por la Iglesia parroquial, sacristía, casa cural, capilla abierta y cementerio, “antiguo atrio” se procedió dejar para el municipio una porción de terreno grande y dos más pequeñas en la porción grande, parte Oeste, se integraron dos manzanas y dos calles, actualmente con los nombres: primera de Melchor Ocampo y Abasolo; en la esquina de la calle Morelos y Plaza pública Benemérito Benito Juárez una fracción del cementerio se destinó para escuela pública municipal de niños hasta tercer grado; otra fracción ubicada en Plaza pública Benemérito Benito Juárez fue para construir el mercado público municipal compuesto de ocho cuartos con medidas de 4 x 4 metros cada uno con su correspondiente puerta de arco de medio punto con vista hacia la plaza pública, el predio constó de 32 x 4 metros aprox. Con el tiempo se distorsionó y luego fue para expendió particular de diversos giros tales como carnicerías, restaurant, cantina, peluquería, lonchería, panadería, etc. El inmueble se privatizó en 1965 y fue demolido totalmente en 1966, ahora es un edificio de 3 niveles de giros comerciales.

En el año de 1940, la vía publica nombrada actualmente “Callejón Pedro Rodríguez Vargas” se conocía con el nombre de “Calle del Mercado”, porque existía un terreno de propiedad municipal donde se tenía contemplado construir una finca destinada a mercado público municipal; el gobierno estatal encabezado por el Sr. Don Wenceslao Labra terminó el 15 de septiembre de 1941, el predio después se lo apropió Don Ausencio Tlalpan. Por un tiempo ahí se verificó.

En el año de 1943 dejó de operar el ferrocarril del Desagüe del Valle de México, con estación y talleres en el inmueble conocido actualmente con el nombre de “La Hortensia” por haberse instalado en ese lugar una fábrica de producción textil a partir de 1945. La vía férrea de trenes salía por la puerta de la estación en la esquina de las calles Hidalgo y Galeana, continuando derecho hacia la actual calle Cuauhtémoc por su lado sur para girar a través de una ligera curva con dirección al callejón que limita con la finca de la familia Aguirre y los laboratorios clínicos “Del Chopo”. (5) Al levantarse la vía del ferrocarril en 1945, se instalaron los puestos del mercado público en la acera sur de la calle “Cuauhtémoc”, como fue creciendo, los puestos se pasaron a orilla de los camellones del lado poniente de la Plaza Benemérito Benito Juárez después de 1950. Así pues, el mercado “semi fijo” quedó instalado entre el andador poniente del jardín municipal y los citados camellones hasta el año de 1968.

Comerciantes. Es oportuno recordar algunos nombres de comerciantes y sus giros en este espacio, ocurrido antes de 1968.

  • Don Silvestre Meléndez Frutas y legumbres ayudantes: su esposa y cuñado
  • Familia López, conocidos como “los chilenos” Frutas y legumbres
  • “Doña Toña” Frutas y legumbres
  • Don Benito Frutas y legumbres
  • “El Wamar” Frutas y legumbres
  • “La Shirga” Frutas y legumbres
  • Erasmo Ortega Pizaña Frutas finas
  • “El Chato” y sus carnitas Carnitas de cerdo
  • Chucho García y esposa Telas, en el piso

Completábase con puestos de verduras, plantas medicinales, pescaditos blancos, charales, ranas y batracios de la laguna; flores y plantas de ornato. Serian treinta puestos de diversos productos.

El gobierno municipal encabezado por la Profa. María Isabel Vargas Ocaris, periodo 1964-1966, procuró construir un edificio para mercado municipal.

Como no contaba con el presupuesto suficiente para ello, se vio obligado solicitar autorización a la Cámara de Diputados por medio del C. Gobernador del Estado de México, para enajenar un inmueble de propiedad municipal denominado “Las Casillas” ubicado en plaza Benemérito Juárez, esquina con calle Abasolo, cabecera municipal de Zumpango.

La venta total de la enajenación autorizada reportó la suma de sesenta y dos mil pesos, más el pago de concesión de locales comerciales, donación de grava por la base aérea de Santa Lucia, cemento y varilla aportado por el gobierno del Estado de México; al terminar el periodo del gobierno municipal en diciembre de 1966, solo estaba construido en una superficie de terreno semirectangular de mil doscientos metros cuadrados, cuatro muros altos de tabicón con tres vanos para puertas de acceso, el piso en fase firme, cuatro islas para venta de legumbres y frutas en proceso de construcción. Hubo más fraudes que obra.

El terreno donde se hizo esta obra inconclusa era parte central de vía pública llamada “Plazuela Ignacio Zaragoza”, esta plaza semi circundaba desde el siglo XVI el atrio parroquial de “La Purísima Concepción” por el lado Poniente.

El Ayuntamiento periodo 1967-1969 presidido por el C. Adolfo Sánchez Montaño tomó la determinación de proseguir con la construcción del mercado que quedó inconcluso.

Entre los meses de Enero y Febrero de 1968 se hizo entrega a 100 locatarios comerciantes del Mercado “Ignacio Zaragoza” habiendo consistido los trabajos realizados en: techumbre de lámina montada en armadura de hierro, sistema eléctrico, piso de cemento para el interior y exterior; bóveda de cemento armado para los locales laterales dotándolos con cortina de hierro, sumando 30, a todos los locales se les dotó de energía eléctrica, agua y drenaje; se hicieron 15 puestos para expendio de barbacoa, se amplió el mercado hacia la parte trasera con todos los servicios; sanitarios públicos, todos los muros interiores y exteriores fueron aplanados con cal y arena y totalmente pintados; se colocaron las tres puertas de acceso en el frente. El Ayuntamiento invirtió en esta obra la suma de $181.000.00 incluyendo la aportación de la concesión de locatarios inscritos en 1967 y se respetó a los inscritos anteriormente. (6)

En el mes de Marzo de 1968 el tianguis de los viernes se trasladó de la Plaza Benemérito Benito Juárez a las calles 1ͣ y 2ͣ de Federico Gómez, calle Abasolo y Primera calle de Melchor Ocampo, por lo que con la cooperación de tianguistas, donación de grava por el ejido de San Bartolo Cuautlalpan y arena donada por Don “Panchito Rico” y casas colindantes con las calles Federico Gómez se pavimentó con cemento en espesor de 15 centímetros, 3 200 metros cuadrados, importando la inversión $75,258.55.

Fue así como se tuvo la oportunidad de remodelar el jardín de la Plaza Benemérito Benito Juárez y desde entonces, año de 1969, el jardín municipal ha lucido esplendorosamente en beneficio de la imagen urbana del centro histórico de Zumpango de Ocampo, orgullo de sus habitantes. Ayuntamientos posteriores lo han mejorado. (7)

El mercado Ignacio Zaragoza fue fortaleciéndose económicamente y el tianguis de los viernes creciendo cada vez más; se implementó otro día de plaza con celebración en día domingo, ¿Por qué domingo? Esto fue una señal debido a que la población económicamente activa fue dependiendo más de las actividades secundarias y terciarias; en aquellos años familias enteras se dedicaban a las producciones del campo, ganadería, etc., un elevado porcentaje tenían sus casas dentro del terreno de su propiedad con superficie entre una, dos o más hectáreas; las nuevas generaciones juveniles fueron ingresando a las escuelas secundarias, a la educación media superior y superior, pero quienes no lo hacían, fueron incorporándose como obreros, albañiles y muchas otras actividades no primarias, sus sueldos los percibían semanariamente o cada dos semanas.

Siendo presidente municipal el Prof. Juan Ramos Arenas, periodo 1976-1978, acontecieron en su administración varios sucesos relevantes, uno de ellos fue el conocimiento de la intención de construir un nuevo mercado municipal en la cabecera de Zumpango.

Con relación a lo anterior, cabe mencionar que el día 13 de Abril de 1975 se realizó el cierre regional de campaña electoral del Dr. Jorge Jiménez Cantú, candidato a gobernador del Estado de México para el periodo 1976-1981, al respecto, los ciudadanos Erasmo Ortega Pizaña e Isidro Ramírez Anicato “(La Shirga”), líderes de la Unión de comerciantes locatarios del mercado “Ignacio Zaragoza”, se acercaron a él para saludarlo y al momento le hicieron entrega de un pliego petitorio que en lo medular, literalmente decía:

“Esperamos que una vez que asuma Usted la gubernatura del Estado de México, nos brinde todo su apoyo y ayuda para que conjuntamente con nuestras autoridades municipales se encuentre la forma más acertada para la localización de un nuevo lugar y la construcción del mercado que llene todas las peculiaridades que deba reunir una obra de este tipo para una población en constante crecimiento como lo es esta ciudad y los poblados adyacentes en donde llegue su radio de acción”.

“Cuente Usted con la seriedad que siempre ha distinguido a esta Unión de pequeños comerciantes locatarios, pues conscientes de nuestra responsabilidad estamos seguros que su intervención que será decidida, lograremos nuestro objetivo que tan importante es para nosotros, cuanto más para la sociedad consumidora.” (8)

El 5 de diciembre de 1977, Miguel Zamora Vicenteño acudió a la oficina de la presidencia municipal de Zumpango en compañía de un grupo de comerciantes del mercado municipal “Ignacio Zaragoza” con el propósito de entrevistarse con el presidente municipal Prof. Juan Ramos Arenas. El presidente recibió a la comitiva en su despacho, luego de los correspondientes saludos, Miguel tomó la palabra para hacer de su conocimiento de la renovación de la mesa directiva de la Unión de Comerciantes del mercado “Ignacio Zaragoza” presentando a los directivos empezando por él como nuevo Secretario General, acto seguido presentó a Gelacio Zamora Mena, como secretario de actas, a Ramón Cedillo Elizalde como tesorero, así sucesivamente a los demás miembros de la mesa directiva.

Mientas se estaba haciendo el acto de presentación, entró al despacho Eulogio Aguirre Leonardo, tesorero municipal, esperó a que concluyera la presentación, se acercó a Miguel Zamora, interrumpiendo la charla, dijo: “Oye Miguel, tú qué opinas, hacemos un mercado en San Juan Zitlaltepec, o uno nuevo en Zumpango”; reaccionó de inmediato Miguel con algarabía al tiempo con voz fuerte y enérgica, dijo: “¡Ah no, señor presidente, desde luego en Zumpango! Fuente: Eraso Ortega Pizaño, pues él estaba presente como secretario saliente.

Para esto, unos días antes, el presidente ya había recibido un comunicado oficial respecto a la pretensión del gobierno del Estado de México presidido por el Dr. Jorge Jiménez Cantú, de construir un mercado en Zumpango, en la cabecera.

El profesor Juan Ramos Arenas, oriundo de San Juan Zitlaltepec, desde luego le emocionó la importante propuesta, desando desde luego que el proyecto se realizara en su pueblo natal.

Luego, Miguel Zamora se percató de la misiva estatal fechada el 25 de diciembre de 1977 donde decía que, enterado el Ayuntamiento de la decisión del señor gobernador Dr. Jorge Jiménez Cantú de construir un nuevo mercado municipal, solo esperaba que se tuviera el lugar para ello.

Así pues, habiendo transcurrido el año de 1978, último de gobierno municipal de Juan Ramos Arenas, no se tuvo noticia de contarse ya con el terreno para erigir el mercado municipal.

El nuevo gobierno municipal encabezado por Eulogio Aguirre Leonardo extesorero municipal de la administración 1976-1978, apenas a un mes y trece días de haber iniciado sus trabajos, en la oficina de la presidencia municipal a eso de las once horas de la mañana del día 13 de Febrero de 1979, estaban presentes el Sr. Rufino Parra Luna y su mamá, la Sra. Pina Luna con el propósito de firmar un contrato de compra venta de un terreno que se destinaria a la edificación del mercado.

En efecto, el documento ya estaba preparado así como un cheque por la suma de diez mil pesos, ambos fechados el día 13 de Febrero de 1979; el objeto la compra venta, un terreno, denominado “Tlacopan” y el “torito” ubicado en el barrio de San Juan, ciudad Zumpango de Ocampo concretamente en la zona de terrenos agrícolas conocida como “La Lagunita”, siendo las medidas del terreno las siguientes: Al Norte: 40.00m con Juana Sánchez de Dela Luz; Sur: 44.60m con Rosa Delgado; al Oriente: 133.00m con camino y al Poniente; 129.25m con Juana Sánchez de Dela Luz, con superficie total de 5, 543.40m².

El precio pactado del terreno fue de treinta pesos el metro cuadrado, arrojando una cantidad total de $166, 392.00, ese día 13 de febrero recibió Rufino Parra Luna el cheque número 5219172 del Banco Nacional de México por la suma de diez mil pesos, la cantidad restante se le pagaría el 25 de Enero de 1980. Además, el contrato decía en un apartado titulado: COMPROMISOS CONTRAIDOS POR LOS CONTRATANTES; “Primera. – El H. Ayuntamiento de Zumpango se compromete por conducto de su Presidente Municipal, el Sr. Eulogio Aguirre Leonardo, donarles gratuitamente a los vendedores 2 locales del Nuevo Mercado, que será construido en parte del terreno vendido y que además se les dará prioridad, para escoger los locales que ellos indiquen.”

El documento fue firmado por los vendedores, el comprador Eulogio Aguirre Leonardo, el Secretario Municipal Fernando Parra y el tesorero municipal, el Síndico, no apareció su nombre tampoco su firma. 2
Como el terreno citado se localizará en uso de suelo agrícola y no comercial, el gobierno estatal debió cuestionar la improbabilidad del inmueble, además de ser pequeño y lejano de la zona urbana esto originó la idea para que los terrenos colindantes, bastante grandes, propiedad de la Señora Juana Sánchez Ortiz De la Luz, pudiera ubicarse el dicho mercado.

El Sr. Pablo De la Luz, esposo de la Sra. Juana Sánchez, fue Regidor de uno de los primeros ayuntamientos de Cuautitlán Izcalli, por lo cual tenía experiencia política y administrativa pública, debió representar a su esposa, dueña de una cuantiosa cantidad de hectáreas de terreno ubicadas hacia la parte norte y oriente del terreno adquirido para erigir el nuevo mercado, quizá propuso ampliar la zona urbana con uso de suelo comercial con el objeto de satisfacer los razonamientos del gobierno estatal, así mismo resultaría beneficiado el matrimonio De la Luz-Sánchez, como finalmente así aconteció. El municipio se benefició con la donación de las áreas para el mercado, tianguis y calles.

Una copia de un plano fechado el 20 de Mayo de 1980 dice textualmente: “Apertura y prolongación de calles como ampliación de la zona urbana de Zumpango de Ocampo, Estado de México, solicitada por el H. Ayuntamiento mediante acta de cabildo no. 22 de fecha 20 de Mayo de 1980. Sello oficial y firmas de: C. Síndico Procurador, Juan Sánchez Flores; C. Presidente Municipal Eulogio Aguirre Leonardo.”
Debajo de este párrafo otra leyenda: “Autorización de Apertura y Prolongación de Calles como ampliación de la zona urbana de Zumpango, Estado de México, mediante oficio número (ilegible) de fecha 25 de Mayo de 1981. Director de Comunicaciones y Obras Públicas del Estado Ing. Humberto Correa González”, rúbrica.

El plano contempla únicamente los predios propiedad de la Sra. Juana Sánchez uso del suelo comercial y dos predios como propiedad del Ayuntamiento, uno con superficie de 13, 274.00 m², aquí fue en donde se construyó el mercado municipal “Los Insurgentes” con sus anexos de estacionamiento y el otro predio con superficie de 10,942.50 m² ubicado al Sur del primero, para la realización del día de plaza “Tianguis” de los días viernes (9).

Las obras de construcción del nuevo mercado tuvieron inicio antes del día 20 de Mayo de 1980 cuando el ayuntamiento celebró la sesión de cabildo.

Lo anterior se explica por una nota que en lo sustantivo dice: “C. Alejandro Ramírez Curiel, Presidente del Consejo de Colaboración, barrio de San Miguel. Por instrucciones del C. Presidente Municipal, Eulogio Aguirre Leonardo, te invitamos en compañía de toda tu gente a la faena que realizaremos el día 11 de Mayo de 1980 en el NUEVO MERCADO a las 6:30 horas. Si puedes trae tu pala.” “Trae tu pala” suele tratarse para hacer trabajos de mezcla y colado, o excavaciones, por consiguiente, ya había un proyecto de ingeniería y arquitectura. (10)

Si ya había trazo de desplante de obra quiere decir que las líneas fueron sacadas de algún plano, ¿y quién hizo el plano? Obviamente que intervino para ello algún arquitecto o ingeniero y ello tomó buen tiempo para hacerlo, varios meses, lo cual nos lleva a pensar que desde entonces hubo acuerdos, conclusiones y tratos con las partes que intervinieron en el proyecto.

Fue el Arq. Miguel Cervantes Anaya quien diseñó el mercado habiendo colaborado con él el Ing. Víctor Manuel Franco Ávila y el Arq. Gaspar de la Garza Navarro.

La mano de obra no especializada estuvo a cargo del presidente Aguirre a través de múltiples faenas de ciudadanos y ciudadanas aportadas por los Consejos de Colaboración Municipal, los delegados municipales y diversas asociaciones ciudadanas; los alimentos para después de la faena eran preparados por mujeres voluntarias y empleadas municipales; la mano de obra especializada era cubierta por el gobierno del Estado.

En el gobierno del Dr. Jorge Jiménez Cantú y el del presidente municipal Eulogio Aguirre Leonardo se hizo la obra negra del mercado sobre saliendo la bóveda convexa catalana con ladrillo rojo de barro cocido realizada por hábiles artesanos procedentes del estado de Michoacán durante los meses de Noviembre y Diciembre de 1980 en una superficie aproximada de 6, 500.00 m². En el mes de Octubre ya estaba construida toda la estructura general de cemento armado de varilla de distintos calibres desde zapatas hasta las ravés curvas en arco de medio punto, etcétera, etcétera. Cabe recordar con admiración y reconocimiento, la osadía y pericia de los artesanos que construyeron la bóveda, la manea de colocar tabique y más tabique sin haber usado cimbra, trabajaban sobre una pequeña plataforma de madera colocada encima de torretas armadas de tubos de hierro (11), (12).

El Dr. Jorge Jiménez Cantú, cerró su compromiso de apoyo económico, material y moral, así como político, en la construcción del mercado nuevo de Zumpango, el día Lunes 17 de Agosto de 1981, seguramente que sus deseos era el de haberlo entregado completo 100 por ciento; pero se interpusieron otros factores y solo fue posible dejar la obra material, como se dice en el argot de la albañilería “OBRA NEGRA”, ese día 17 de Agosto, el Dr. Jiménez Cantú en compañía de su esposa y gran aparato de su administración acudió a la ciudad de Zumpango para verificar el avance, de obra negra del mercado. Fue la última visita del Dr. Jiménez Cantú a Zumpango, porque el 15 de Septiembre tomaría posesión el Lic. Alfredo del Mazo González, como nuevo Gobernador (13).

EL Lic. Alfredo del Mazo González, tomó posesión como gobernador del Estado de México para el periodo 1981-1987 el día 15 de Septiembre de 1981. En el municipio de Zumpango inició sus operaciones como presidente municipal el ciudadano Arturo Ávila Rodríguez el 1° de Enero de 1982 para el periodo constitucional 1982-1984.

Durante la administración de Ávila Rodríguez, recibió un gran apoyo del gobernador Alfredo del Mazo G. para diversas obras de beneficio social, destaco la continuación de obra física del nuevo mercado municipal de Zumpango. Los trabajos consistieron: sistemas de drenaje y red de agua potable, construcción de accesorias internas y externas y todas las islas para las diversas operaciones comerciales, sistema de cableado eléctrico y suministro de energía eléctrica, colocación de puertas de acceso en los cuatro costados, instalación de cortinas de hierro en todas las accesorias por fuera y por dentro, piso de cemento, colocación de herrería y vidrios, pintura vinílica blanca en interior y exterior, y techos de marquesinas, es decir todo por cuanto tocó para su funcionamiento (14).

Los cobros de derechos de concesión a comerciantes locatarios estuvieron a cargo de la Tesorería municipal, casi la totalidad de concesionarios quedaron inscritos en la administración de Eulogio Aguirre por medio de la tesorería municipal.

La administración del siguiente Ayuntamiento 1985-1987, estuvo a cargo del Ing. Cecilio Barrera Reyes como presidente municipal, como el Lic. Alfredo del Mazo González tuvo que separarse como gobernador, continuó en el mando estatal el Lic. Alfredo Baranda García, como gobernador sustituto para el periodo 1986-1987.

El Lic. Alfredo Baranda García, continuó apoyando al Ayuntamiento para la construcción de obras faltantes del mercado, para su operación. Se hicieron obras de urbanización en las calles de circuito del inmueble en una longitud de un kilómetro, más 600 m con una anchura de 15 m, así como el acondicionamiento del estacionamiento con cupo para 170 autos.

El Ing. Cecilio Barrera Reyes, comentó en su segundo informe de gobierno municipal lo siguiente:

“El 22 de Septiembre de este año (1986), se abrió el Mercado Municipal “Los Insurgentes”, que alberga a 340 comerciantes, cuenta con estacionamientos para 170 autos a efecto de arribar a este centro de abasto, con mayor facilidad, le hicimos el circuito y acceso con longitudes de 1.6kms y ancho de 15 m. las amas de casa realizarán su abastecimiento en forma fluida y en un ambiente de amplitud y sin aglomeraciones, ahorrándoles tiempo y permitiéndoles apreciar perfectamente los productos que ahí se expenden” (15).

La puesta en operación del nuevo mercado no fue fácil en lo que respecta a los comerciantes locatarios; algunos procedentes del mercado Zaragoza no querían pasarse por considerarlo muy lejano del centro principal de la ciudad de Zumpango, así como otros conflictos internos.

En vista de la continuación de apoyo del gobierno estatal del Lic. Alfredo del Mazo González para la obra del nuevo mercado al que ya le habían puesto el nombre de “DR. JORGE JIMENEZ CANTÚ”, el ayuntamiento encabezado por Arturo Ávila, consideró prudente cambiarle el nombre por el de “LOS INSUGENTES” por pasar frente a el una Avenida con el mismo nombre, se dirige a San Pedro de la Laguna.

Se recordará que el “Día de plaza o tianguis” de los viernes efectuados anterior al 22 de Septiembre de 1986, celebrábase en las áreas públicas adyacentes al mercado “Ignacio Zaragoza”, así pues en la administración de Arturo Ávila Rodríguez 1982-1984, se pavimentó con material de grava, arena y cemento el lugar destinado para el día de plaza ubicado al Sur del nuevo mercado, incluso se construyó un sitio para instalar juegos mecánicos para niños con el patrocinio de Club Rotarios de Zumpango. Así pues, con motivo de la apertura del nuevo mercado el día 22 de Septiembre de 1986, el viernes inmediato a esta fecha tuvo lugar la realización del tianguis en su nuevo hogar, cuya techumbre se instaló en el régimen del gobierno perredista 1987-2000, siendo presidente municipal el Ing. Armando Vargas Gaspar (15ª).

Se habilitó en el periodo del presidente municipal del Ing. Enrique Rojas Fragosa (1988-1990), para el servicio público de pasajeros (“combis” la parte poniente del nuevo mercado, así como la continuación de obras de urbanización en la zona considerada como uso de suelo comercial, lo cual ha dado como resultado el surgimiento de un área considerablemente grande e importante debido al establecimiento de múltiples negocios comerciales. En el mismo periodo del Ing. Rojas tuvo apertura la prolongación de la Av. Federico Gómez quedando conectada con la Av. Melchor Ocampo donde a la distancia de pocos metros esta la entrada a la Av. Dr. Jorge Jiménez Cantú que conduce al mercado (16).

El mercado municipal “Los Insurgentes” con sus importantes e imprescindibles anexos-estacionamiento, explanada para el tianguis, paradero de transporte público es rodeado por: la Avenida. Los Insurgentes; calle Ejército del trabajo; Av. Dr. Jorge Jiménez Cantú y Dr. Gustavo Baz– es el ícono de los inmuebles de giro comercial que en su rededor operan en una vasta zona urbana; este impresionante mercado, es el eje de una actividad económica, dinámica y prospera.

Cuando se hizo el mercado municipal “Las Casillas”, la entonces Villa de Zumpango de Victoria tenía 4,979 habitantes, la municipalidad 9,631. Año de 1870.

Cuando el mercado se verificó en el “callejón del mercado”, hoy “Pedro Rodrigue Vargas”, la cabecera tenia 6. 500 habitantes y el municipio 15,000. Años 1940-1941.

Al quedar concluida la obra del mercado “Ignacio Zaragoza”, la ciudad era habitada por 12, 000 personas, en tanto el municipio tenía 36, 000.

Entre los años de 1979 a 1985, en un lapso de siete años fue construido el mercado “LOS INSURGENTES”; el municipio de Zumpango tuvo un promedio de 59, 000 habitantes; en la actualidad, año de 2021, está poblado por 280, 455 personas. La fisonomía física, urbana, material y humana ha evolucionado considerablemente, en contraste, el factor ecológico ha decaído drásticamente, particularmente en lo que concierne a la laguna.

Alejandro Ramírez Curiel
Capturó: Diana Alejandra Paredes Ramírez
Enero de 2021. Edición particular del autor.
Zumpango de Ocampo, Estado de México.
Investigación de Campo y Gabinete.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba