JUAN, EL PESO BAUTIZADO

Alejandro Ramírez Curiel
Cronista de Zumpango

Zumpango, a 200 años de vida municipal Constitucional, 1820 – 2020

INTRODUCCIÓN
En el mes de enero del año de 1970, estando yo haciendo una investigación de campo en el pueblo de San Juan Zitlaltepec, perteneciente al municipio de Zumpango, encontrándome con unos amigos de ese lugar en la tienda de abarrotes de la familia Navarrete ubicada en el centro de la población, tomándonos un refresco que ellos me invitaron, surgió la plática respecto, si en San Juan Zitlaltepec habría brujas; una persona del género masculino de edad madura, escuchándonos, se acercó en un momento oportuno nos interrumpió para decirnos que nos iba a relatar un cuento el cual intitulé:

JUAN, EL PESO BAUTIZADO
Anónimo
Hubo una vez, hace más de 100 años, en San Juan Zitlaltepec, un fulano al que le apodaban “Juan Peso”; vivía bastante bien en contraste con la población considerándose toda ella tener una vida llena de pobreza.

Pero… ¿cómo le hacía? Se murmuraba que, habiendo puesto en práctica un secreto por él conocido, esperó la proximidad de la fiesta titular que se celebra el 24 de junio, habiendo oportunamente concertado una visita con un matrimonio cuya esposa esperaba un bebé astutamente, los convenció argumentando una manda por él prometida, solicitó ser el padrino de bautizo de su niño si coincidía nacer el 24 de junio, pero que debiera llamarse Juan, niño que se bautizaría prontamente en la iglesia del patrón espiritual del poblado, San Juan Zitlaltepec, siguiendo la tradición por respeto igual al del nombre del Santo de la fecha de nacimiento. Aspecto que todavía persiste.

Por fortuna sí nació el día esperado y fue varoncito.

Llegó el día del bautizo y sin que nadie se diera cuenta el padrino ocultó en la palma de su mano una moneda de plata de un peso, para que mediante los ritos de la ceremonia quedara bautizada también, cosa que sucedió, ya con la moneda bautizada “Juan” podía comprar en las tiendas de Zumpango, Cuautitlán, Hueypoxtla y de su natal pueblo todo lo que quisiera, pero siempre que no se excediera de 99 centavos, de lo contrario es esfumaría la moneda.

“Juan peso” con su imprescindible morral, jorongo y ayate procuraba comprar poco para que el tendero le diera cambio y antes de retirarse disimuladamente daba unos golpes sobre el mostrador diciendo Juan vámonos, después en la calle contaba el cambio que sacaba de su morral y siempre había de más y una moneda de plata de a peso, la misma, el peso bautizado, con que momentos antes “Juan peso” había pagado la compra.

Arquitectura civil emblemática. Plaza principal San Juan Zitlaltepec.
año 2000.
Fotografía de Alejandro Ramírez Curiel

Portal de la delegación municipal de San Juan Zitlaltepec el piso es de mosaico zumex.
Año 1945.
Foto de Alejandro Ramírez Curiel año 2000

Altar principal de la iglesia de San Juan Zitlaltepec.
Año 2000.
Foto de Alejandro Ramírez Curiel.

Retablo de madero siglo XVIII, la Purísima Concepción capilla anexa a la iglesia de San Juan Ziltlaltepec.
Año 2000.
Foto de Alejandro Ramírez Curiel.

1 comentario

  1. Abraham Garza Guzmánabril 10, 2020

    Saludos, que grata sorpresa encontrar un retablo así en este poblado.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba